Esta es la primera entrada que dedico a una serie desde que comencé con este secreto tan gigantesco. Me congratula mola que sea sobre Sherlock. ¿No sabes de qué serie estoy hablando?

Si no te suena no importa. Porque después de esta entrada vas a querer verla, querido lector.

No sé si alguna vez he comentado aquí que soy un acérrimo fan de Sherlock Holmes. Desde bien pequeño, concretamente desde que cayó en mis manos El sabueso de los Baskerville a los diez u once años. Ese libro lo recuerdo como uno de los libros que más he disfrutado leyendo en toda mi vida, y lo releí varias veces con fruición. Después de ese llegaron todos los demás casos del detective creado por sir Arthur Conan Doyle hasta tal punto que habrá pocas historias de Sherlock Holmes que no haya leído. Por eso, cuando anunciaron la película de Sherlock Holmes (2009, dirigida por Guy Ritchie) quise verla enseguida. Y por eso, cuando no mucho tiempo después empecé a oír cosas sobre la serie, empecé a disfrutarla aun antes de verla siquiera.

Así pues, el otro día terminé la segunda temporada y ya estoy deseando que salga la próxima (la tercera está prevista para el 2013). Voy a hablar un poco de los actores y tal, con vistas a darle a esto un toque algo más profesional. Si miramos el reparto empezamos bien. A Sherlock Holmes lo encarna Benedict Cumberbatch y al Dr. Watson Martin Freeman. Los dos lo hacen de lujo para mi gusto y cada uno le da su toque personal a su personaje, haciéndolos verdaderamente únicos.

Por otro lado, es verdad que tenía un cierto temor a que la serie no cumpliera con mis expectativas -creo que todos lo tenemos cuando adaptan algún libro que nos ha encantado a la pequeña o gran pantalla- pero este no es el caso de Sherlock. También es verdad que la serie no es una mera adaptación de las historias que nos llegaron a través del Dr.Watson. No. Más bien, la obra de Conan Doyle sirve de telón de fondo para la serie. ¿Por qué digo esto? Porque Sherlock está ambientada en la época actual y sus capítulos sólo toman ideas de los casos reales de los libros.

Cumberbatch jugando a Angry Birds mientras resuelve un caso de espionaje a tres bandas

De este modo, el Sherlock de Sherlock acaba siendo una especie de superhéroe moderno y arrogante, aficionado a la tecnología -si es que puede decirse que Holmes pueda ser un aficionado en algo- y bastante antisocial. Un genio cuyo único impulso parece ser demostrar tanto al autor del delito como a la policía que él es más listo que ellos. Sin embargo, poco a poco descubriremos que esa no es su única motivación, su personaje presenta una evolución muy interesante debido sobre todo a su amistad con Watson. Como ves, no difiere tanto del Holmes que conocemos de los libros.

Pero quizás al oír esto te pase como a mí al principio y si eres aficionado al detective receles un poco, ¿una serie sobre Sherlock Holmes en nuestros días? ¿Adaptaciones de los casos más famosos? ¿Un Holmes «tecnológíco»? ¿Y el espíritu del personaje dónde queda? ¡¡Qué cojones han hecho!! Pues bien amigo, no te preocupes porque un sólo capítulo de Sherlock basta para que dejes de cuestionarte si la serie merece la pena. Pero si no me crees no tienes más que ver un capítulo (sólo hay tres por temporada, cada uno dura una hora y media) y contarme. ¡Aquí espero tu opinión, no te vas a arrepentir!

Referencias:

Anuncios