Yo soy de los Reyes Magos y la razón es sencilla: son más. Y siempre ganan.

Ah, y rapean también.

Anuncios