Querido lector, cuando emprenda mi viaje a Gante hay ciertas cosas que no quiero dejar de tener presentes. Un poema de Kavafis que ya compartí por aquí y que he adaptado a mi destino me ha ayudado a dejar constancia de ellas para que cuando mi brújula se distorsione pueda volver a encontrar el norte. El siguiente vídeo es fruto de ese esfuerzo y de la ilusión por ser el curso que viene uno de los corresponsales Erasmus en Flandes.

Trouw en liefde.


Cuando emprendas tu viaje a Gante

Cuando emprendas tu viaje a Gante
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.

No temas al frío o a la lluvia,
ni a la soledad ni a lo desconocido,
miedos tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar está asentado en el cielo,
si selecta es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Nada de eso encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.

Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a estaciones y puertos nunca vistos antes.

Transmite su alegría y su jolgorio,
la tranquilidad de los verdes campos
y el bullicio de las grandes urbes,
mas no niegues a tu pluma
el honor de grabarlo todo con palabras,
gigantescas y secretas.

Acude a la llamada de su arte,
observa las tumbas de sus reyes
que antaño habitaron sus palacios,
y no olvides el principio ni el final
que les igualó a todos los demás,
tanto a malos como a buenos.

Detente en los emporios de Flandes
y hazte con hermosas mercancías,
chocolates y tejidos, quesos y pinturas,
y toda suerte de cervezas,
cuantas más clases de cervezas puedas.

Ve a muchas ciudades europeas
a aprender, a aprender de sus sabios.
Sabios que no anidan en grandes edificios,
ni visten ropas exquisitas.
Ten siempre a Gante en tu mente.
Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure el tiempo justo y necesario
y atracar besando las orillas de su puerto,
recorridos mil y un veces sus canales,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Gante te enriquezca.

Gante te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Gantes.

Anuncios