Mal que nos pese el confinamiento nos está enseñando algunas cosas sobre nosotros mismos. A mí, por ejemplo, me ha hecho darme cuenta de que pasar más tiempo en casa no implica necesariamente escribir más por aquí, como antes pensaba. Es verdad que teniendo la posibilidad de teletrabajar no tengo tiempo sobrado para hacerlo, pero no es menos cierto que dispongo de más tiempo que antes. Es sólo que lo empleo muchas veces en colonizar mi sofá, dormir de más o mosquearme en Twitter. Todo un regreso a casa.

Pero no todo es pérdida de tiempo reprensible, pues desde los comienzos de esta clausura forzosa comencé un hilo en Twitter con una recomendación diaria de un libro. Y el fruto de estos 16 días con sus 16 libros (hasta hoy) lo quiero compartir ahora contigo por aquí por si te ayuda a pasar la cuarentena un poco mejor. #YoMeQuedoEnCasaLeyendo